Inicio

Editorial.- El tema de seguridad es ya algo complejo en nuestro querido México

Tal pareciera que no existe quien pueda pararlo y por el contrario va en aumento, en los últimos días se da cuenta que la delincuencia incluso el narcotráfico ha ido en contra de los menores de edad.

Los temas de delincuencia organizada, narcotráfico, robos, etc, han quedado atrás, ya que han sido superados por los feminicidios y la desaparición de menores y jóvenes y ahí sí que es lamentable el tema a tratar.

Encontramos que el gobierno federal, al igual que los gobiernos estatales y municipales han sido rebasados por estos personajes y poco o nada son los resultados que la ciudadanía percibe, lo que si recibe casi a diario son palabras y falta de cumplimiento de las autoridades encargadas de impartir justicia.

Dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador que para el 2020 el tema de la inseguridad quedaría terminado y la población no encuentra una respuesta, es más no se imagina siquiera cómo es que el gobierno pueda cumplir este compromiso.

Los diarios nacionales, estatales, locales, radio y televisión, además de las redes sociales dan cuenta de la “nota roja” que diariamente crece en números, da cuenta también de la incapacidad con que se trabaja para lograr este objetivo y que daña a la sociedad en su conjunto.

Pero no todo es lo que el gobierno no ha hecho, o no ha podido hacerlo por no tener un proyecto o un programa para resolverlo, en este tema complejo también participa la sociedad en todos sus niveles.

Sí, encontramos ya a una sociedad dañada en diferentes aspectos, desde la convivencia familiar, la convivencia en escuelas, en el trabajo, en diferentes ámbitos que no abonan nada para convivir sanamente.

Vemos como hay personas desquiciadas en su forma de pensar, la descomposición social está afectando en este tema de inseguridad, de valores que difícilmente puedan volverse a tener, valores perdidos por muchas causas, que al final dan estos resultados.

Gente enferma y desquiciada que ha puesto en peligro la vida de niños y mujeres, y que en algunos casos lograron su objetivo y ahí el gobierno y las autoridades poco podrán hacer.

El país necesita un cambio radical en su forma de gobierno, en la forma de impartir justicia, de involucrar a la sociedad en temas que hacen daño y de cómo se pueden combatir, hacer que los padres participen con sus hijos y no dejarlos solos en su vida diaria y no porque trabajen se quiten responsabilidades, sino por el contrario, ser participativos con sus familias.

Que México tenga leyes más severas contra quienes delinquen y dañen a nuestros integrantes de la familia, México necesita un cambio radical y no precisamente de una Cuarta Transformación que se quedó en saliva.

Tal pareciera que a nuestro mandatario “ya se le cansó el ganso”.

 

Leave feedback about this

  • Quality
  • Price
  • Service

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video

4 × 2 =

X