Inicio

Editorial.- La 4T aprueba la extinción de fideicomisos, le cumple un “capricho” más al presidente López Obrador

El gobierno federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador cumplió nuevamente sus “caprichos” y es que después de que mandara y pidiera la iniciativa para dar de baja a los fideicomisos porque dice que son para el pago de aviadores y solapan la corrupción, sus más cercanos allegados en la Cámara Alta y Baja lo complacieron.

A pesar de los jaloneos y golpes, el partido gobernante de México, Morena, repelió en la cámara baja los intentos de preservar 109 fideicomisos gubernamentales semiindependientes que financian una amplia gama de actividades, desde ciencia hasta producciones cinematográficas y ayuda en caso de desastres.

Se dio con una votación en bloques partidistas, la Cámara de Diputados aprobó eliminar los fideicomisos y que el gobierno administre directamente los recursos que se les asignan. Durante dos días de acalorado debate, la oposición consiguió apenas cambios menores.

Los oponentes describieron la iniciativa como una apropiación de poder y dinero que podría perjudicar a científicos, deportistas y grupos vulnerables al hacer que esos recursos dependan de las partidas presupuestarias anuales. El presidente Andrés Manuel López Obrador describió los recursos como un despilfarro y afirmó que carecían de supervisión. La iniciativa será turnada ahora al Senado.

Por lo que el proyecto provocó un debate más acalorado que cualquier otro presentado por López Obrador desde que asumió la presidencia hace casi dos años.

Fue así que, los fideicomisos suman recursos gubernamentales por un equivalente a 3.200 millones de dólares para proyectos de investigación, salud, deportes y educación, incluido uno para financiar la protección a periodistas amenazados. Los detractores aseguran que el gobierno quiere los recursos para cubrir sus necesidades de gasto.

López Obrador y su partido afirman que la financiación de esos proyectos está garantizada. Los partidos opositores y grupos cívicos aseguran que en la independencia de los fideicomisos radica precisamente su valor. Afirman que, con los cambios, todos los proyectos tendrían que depender del presupuesto que se aprueba cada año, un esquema que podría volverlos más dependientes del Presidente o de los caprichos políticos.

El Presidente dijo que hay “fideicomisos para todo, con aparatos burocráticos, muchos de ellos, en donde se queda el dinero, no le llega el apoyo a la gente”.

Pero hay que tener un poco de conciencia, entre los fideicomisos que se cancelaron está el Fondem, que es para el apoyo a la ciudadanía por los desastres naturales como está pasando en este momento, por cierto, en su tierra natal, Tabasco y ni así se tentó el corazón, que más pueden esperar los mexicanos de un Presidente que hoy dice una cosa y mañana otra.

 

Leave feedback about this

  • Quality
  • Price
  • Service

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video

20 − diecinueve =

X