Inicio

Editorial.- Violencia sobre los candidatos electorales como en el siglo pasado en Colombia, historia reflejada en el libro: “El olvido que seremos

¿En qué se parece Cajeme, Sonora y Antoquia, Colombia? En que la vida vale muy poco, está desvalorada la persona, y no hay garantías para desarrollarse humanamente.

Pareciera que estamos viendo un documental de la Colombia de los 80, cuando se desató la violencia en las elecciones de aquel país, de la mano de los llamados narcos “extraditables”, o grupos paramilitares, en contra de los buenos políticos que buscaban un cambio a esa Colombia corrupta, pobre, por la extrema brecha social.

El escritor Héctor Abad Faciolince, colombiano, refleja en su libro: “El olvido que seremos”, de gran éxito, la tragedia que vive su familia de manos del crimen organizado. Su padre, Héctor Abad Gómez un médico especialista en salud pública, ensayista, profesor universitario y férreo defensor de los derechos humanos. La muerte de Abad Gómez en 1986 refleja la tragedia familiar y social de una familia que lucha por lograr un bienestar en esa Colombia tan dañada por decenas de asesinatos, personas desaparecidas, años de violencia, paramilitarismo, corrupción inacabable por parte de los políticos, familias enteras secuestradas, divididas, asfixiadas socialmente. Héctor Abad Gómez un luchador social, líder universitario, emblema de la justicia; lucha y se manifiesta en contra del autoritarismo de Estado y la falta de protección hacia sus ciudadanos. Es tan similar esta historia, a lo que vivimos en la actualidad en la sociedad mexicana, el reflejo de esa marcha del silencio en Colombia para que el gobierno no distorsionara las consignas del pueblo. Son tan parecidas las historias que viven el pueblo colombiano y mexicano, con los excesos de poder e ilicitud, gobiernos que no logran controlar al crimen organizado –o forman parte de la misma organización criminal- y, esos gobiernos, son rebasados sin tener un trabajo sólido con sus instituciones. Cajeme, Sonora y Abel Murrieta candidato del partido Movimiento Ciudadano, ex procurador y abogado defensor, fue asesinado vilmente, evidenciando al Estado mexicano su debilidad en este proceso electoral, no es normal que 83 candidatos hayan sido víctimas de la delincuencia, y no gozar de seguridad o garantías para llevar a cabo una campaña electoral. Y en todo el país, es lo mismo, en el Estado de México, en el sur de la entidad mexiquense no han podido ni hacer campaña política, por temor a ser violados sus derechos de seguridad y libre tránsito.

La tragedia de Abel Murrieta deja una huella clara de la violencia que se vive en la actualidad en el país, dejando al descubierto, la falta de garantías por parte del gobierno mexicano.

¿En qué se parece Colombia y México? En que, la vida vale muy poco y la transformación de México parece muy lejana, pasarán algunas generaciones mexicanas, seremos parte de esa historia marcada de sangre, como la obra de Héctor Abad Faciolince: “El olvido que seremos”, un momento en la vida de un país, tatuada por una etapa de violencia y reflexión.

Leave feedback about this

  • Quality
  • Price
  • Service

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video

20 + 13 =

X