Inicio

Editorial.- Campañas, dinero y administraciones vacías

A pesar de los topes de campaña, del recorte del gasto electoral, así como de los tiempos, siguen resultando excesivos los gastos de campaña, más en un México donde hay muchas carencias.

Resulta un despilfarro que las calles se llenen de pancartas y espectaculares con recursos que se pudieran utilizar para atender las grandes necesidades de este país. Y bueno no se diga los anuncios en televisión o como los del Verde Ecologista, en cines.

Qué caro le sale a la sociedad mantener este tipo de cosas, porque hay que recordar que estos recursos salen de los bolsillos de la ciudadanía.

Creo que los candidatos deben ser consecuentes con lo que expresan e impulsar campañas más modestas y hasta ecológicas.

Desafortunadamente desde varias campañas atrás, hay competidores voraces y hasta desleales, que aprovechan todo lo que pueden para posicionarse, para salir en la tele a costa de la que sea y creo que desde ahí comienzan a perder el verdadero rumbo de la política.

Otra cosa que habría que analizar, ya que se tocado la palabra voracidad, es sí realmente no perjudica a las administraciones la salida un buen número de funcionarios, quienes ya aspiran a nuevos cargos de elección popular.

Los municipios se quedan sin presidentes municipales, sin directores de área y hasta sin síndicos y regidores. Del gobierno estatal los secretarios se van y del Congreso mexiquense los diputados.

Sí, llegan otros a ocupar su lugar, todos ellos con amplia experiencia en cargos públicos, pero seguramente con nuevas ideas y quizá exista el riesgo de que se pierda la continuidad de lo que ya se venía haciendo.

Además, los que se fueron, los presidentes municipales y diputados no estarán incumpliendo con el compromiso de ser los representantes de quienes votaron por ellos.

Ahora buscan asumir un nuevo puesto, pero por cuánto tiempo, hasta que haya un nuevo proceso electoral que los llame a un nuevo cargo público.

Insisto, se debe hacer un análisis a fondo de qué tan perjudicial es esto para las administraciones y, en su caso, reformar la ley que obligue a algunos funcionarios a concluir sus cargos y no andar brincando de un puesto a otro.

Leave feedback about this

  • Quality
  • Price
  • Service

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video

catorce − doce =

X