Inicio

Luis Zamora Calzada

luiszamora

Historias Que Dañan, Caso Del Diputado Federal Otomí.

El caso Ayotzinapa, lejos de quedar en el olvido, está más presente que nunca en la sociedad, en las organizaciones civiles, culturales, partidistas y en el ciudadano de carne y hueso; tal asunto influye en la vida educativa, económica y por supuesto política del país, entre otros.

 

La ubicación del ex presidente municipal de Iguala, como personaje proveniente de la delincuencia organizada, con ligas con grupos actuantes en dicha actividad, desprestigiaron y colocaron en crisis al partido político que lo candidateó y condujo a ese puesto de representación popular.

 

Abarca, en ejercicio de sus funciones y como se asegura, contraviniendo la voluntad popular, convirtió al ayuntamiento en centro de operaciones para sus actividades ilícitas. La acusación de ser autor material de la muerte de un líder social de su municipio, por exigir abono para la gente, lo tiene en la cárcel. Hecho lamentable que habla por sí mismo de los grandes riesgos a que se expone a la población, cuando un partido comete el error de elegir como candidato a un personaje con este perfil.

 

Ante este lamentable hecho, los partidos políticos han realizado diferentes pronunciamientos, todos aseguran medidas precautorias para no equivocarse, algunos han llegado al extremo de reducir sus métodos de prevención a pruebas antidoping, allá ellos.

 

En el caso del Municipio de Toluca, es de conocimiento público y sobre todo de lo que dicen los enterados en el PRI, que no permitirán un escándalo de esta índole en su partido,  por el daño que causaría a su propia institución, pero también a la imagen presidencial. Un candidato a la presidencia municipal con probables vínculos con la delincuencia, sería catastrófico, según los propios cálculos del partido, afectaría tanto al entorno municipal, estatal y federal, tal como le paso al PRD.

 

Frente a esta realidad que se vive,  se dice que en la historia del diputado federal otomí, nuevamente resurgen sus probables vínculos de esta naturaleza, la causa, una foto tomada en el año 2005, publicada por el periódico “El Economista”, dada a conocer por Rubén Torres, reportero del medio de comunicación, que en la parte que interesa escribió:

 

“… Pero hay un lado más privado de este líder sindical: el que capta la foto que publicamos en la portada de nuestra edición de hoy. Igualmente sonriente, Zamora (Fernando) monta a caballo, en un rancho del municipio de Luvianos. Lleva puesta ropa informal y, en la cabeza, un sombrero calentano. Una veintena de personas tiene la vista fija en él, incluido un caballerango que lleva el animal por la rienda. Nada tendría de raro la imagen, de no ser por el arma larga, un cuerno de chivo que empuña el personaje. En el contexto social de Tierra Caliente no es extraño ver ese tipo de armas en convivios, e incluso que las disparen al aire en señal de algarabía. Pero Zamora es el líder del sindicato de maestros. … Y ahora aspira a una diputación por Toluca”.

El entre paréntesis resaltado, es de quien esto escribe. Continuando la historia, esta se agravó, cuando en mayo de 2008 y como muchos recordaran, algunos periódicos de Toluca, dieron a conocer  que la ASE, respecto a dicha foto, determinó que el caballerango que sostenía las riendas era Albert González Peña, apodado “El Coronel” o “El Tigre”, supuesto líder del grupo criminal denominado “La Sagrada Familia”.

Ante este escenario, el hoy diputado federal otomí, guardó silencio, a pesar de que actores políticos diversos solicitaron su pronunciamiento al respecto, siendo omiso en dar a conocer su postura, construir alguna aclaración o emitir señalamiento que explicara el contexto de la imagen.

El ex secretario general sindical, todo dejó pasar, otorgando con su silencio, que los rumores de probable involucramiento crecieran exponencialmente, a grado tal que hoy en día existen versiones que aseguran que el señalado diputado federal, cuenta con algunas bodegas (no se especifica su uso) en aquella parte del Estado de México, generando rumores diversos en la gente que en nada benefician su imagen.

Muchas voces del PRI, señalan los riesgos que esto implicaría de llegar a postular al mencionado diputado federal otomí para la Presidencia Municipal de Toluca, incluso se asegura que por esta razón no es viable proponerlo ni como precandidato, independientemente de que las encuestas muestren la baja aceptación que tiene entre la población y la caída porcentual que experimenta a partir de agosto del año pasado, que paso de 30 a 20 %, perdiendo el 10%  en los sondeos de diciembre del año pasado y lo que va de enero del presente, siendo rebasado en datos del lunes veintiséis de enero, por otra opción que ya llego a 24.5%.

Un candidato con probables vínculos con la delincuencia, ¿lo apoyarían los maestros estatales?, el profesorado consciente, seguramente tiene su respuesta.

Es casi seguro que en Toluca y nadie en su sano juicio, aceptaría una candidatura de esta naturaleza, la inseguridad estaría garantizada y la población en riesgo permanente. Amable lector, quizá usted coincida con esta reflexión, no queremos otro caso iguala en Toluca, ¿Usted qué opina?. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave feedback about this

  • Quality
  • Price
  • Service

PROS

+
Add Field

CONS

+
Add Field
Choose Image
Choose Video

veinte − dieciocho =

X